Galerías Fotográficas

 

Aire-Aire

 

   

 

       

 

           

 

       

 

Aire-Tierra

Castillo de Almodóvar del Río

Córdoba

Pecio en la desembocadura del Guadalquivir

Sanlucar de Barrameda.Cádiz

Ciudad Amurallada de Niebla

Huelva

Ciudad amurallada de Niebla

Huelva

Corta Atalaya

Minas de Riotinto

Huelva

Minas de Aznalcollar

Sevilla

Faro de Chipiona

Cadiz

Antigua pista de la Base de Tablada

Dehesa de Tablada.Sevilla

Astilleros de Sevilla

Sevilla

Esclusas del Rio Guadalquivir

Sevilla

Desembocadura del Guadalquivir

Sanlucar de Barrameda.Cádiz

Ruinas romanas de Itálica.

Santiponce.Sevilla

Ruinas romanas de Itálica

Santiponce.Sevilla

Postales

 

    Como se ven determinadas cosas desde un avión.

 

 

 

 

Spotting

    Pues eso...aviones y más aviones. Colección de instantáneas de lo que encontramos en los aeropuertos donde aterrizamos. Cuando la averiguamos, contamos su historia.

 

    Los DC7 de Córdoba.

    Se tratan de dos Dc7-C, con matrículas EC-GGB y EC-GGC, números de fabricación 45112 y  45215 respectivamente. En uno de ello todavía se aprecia su sugerente nombre "She" (Ella).  Llegaron a Córdoba a finales de los noventa para unirse en la lucha contra los incendios forestales, con el antiguo ICONA (Instituto para la Conservación de la Naturaleza) procedentes de Canadá y operados por la compañía BASAER. Según cuentan, durante la vigencia del contrato, recibieron la orden de salir en contadas ocasiones, pero problemas con algunos de sus cuatro motores le impidieron acudir a la llamada, lo que acabó definitivamente con el contrato que la empresa poseía con el ICONA y a la postre con la actividad de dichas aeronaves. Aunque no se conoce que hubieran volado tras su llegada a Córdoba,  se cuenta que era impresionante presenciar la puesta en marcha de  sus motores, operación que se realizaba periódicamente con el fin de mantenerlos operativos. Si tienes algún dato, foto o anécdota sobre estas aeronaves y quieres colaborar con nosotros, para preservar la historia de estos dos "mastodontes", puedes contactar con nosotros por correo electrónico.

 

Aisa I11B Iberavia EC-CYC

 

 

    En 1946 se creó la sociedad IBERAVIA S.A. bajo la dirección de Lázaro Ros España. Tenía tres secciones: Aeronaves, Hélices y Ayudas a la Navegación. En 1948 se creó una Oficina de Proyectos de aviones que dirigida por Juan del Campo Aguilera contó entre sus filas con técnicos como Pinto, Amador, Antonietty o Castillo.

    El primer proyecto que salió de sus mesas de diseño, denominado I-11, fue un avión biplaza de turismo, asientos lado a lado y cabina con cúpula  tipo burbuja. El material elegido para su construcción, dada la escasez y complejidad de los materiales denominados estratégicos que reinaba en aquella época, fue la madera.  De este noble y antiguo material se construyó la estructura , a la que se revistió de contrachapado en el fuselaje y alas, siendo el revestimiento textil el elegido para alerones y timones de dirección y profundidad. A la célula resultante se le dotó del motor Continental C90-12F de cuatro cilindros horizontales opuestos y 90 cv de potencia.

    Las primeras fases del montaje del prototipo se realizaron en los talleres de la madrileña calle del Doctor Esquerdo, de donde, a finales de 1950, se trasladó a Cuatro Vientos para su montaje final y puesta a punto. Fue registrado con la matrícula EC-AFE  realizando el vuelo de pruebas el 16 de Julio de 1951 siendo  Javier Guibert el piloto de pruebas. El segundo prototipo recibió la matrícula EC-AGZ. Ambos poseían un tren de tipo triciclo, tren que se cambió a uno convencional o de patín de cola dando origen a la variante I-11B, cuyos primeros modelos lucieron las matrículas EC-AIV y EC-AIX, realizando su vuelo inaugural el 16 de Septiembre de 1952.

    Por aquella época Iberavia fue adquirida por AISA, convirtiéndose en Oficina de Proyectos de esta última.

    El primer cliente de estas aeronaves fue la Dirección General de Aviación Civil, que convencido de sus magníficas cualidades de vuelo, encargó 70 unidades para ser distribuidas a los aeroclubes, pero un incendio destruye parte de los talleres que la compañía AISA poseía en Carabanchel, destruyeron 40 I-11B totalmente terminadas, solo pendientes de entrega. Aunque las 30 supervivientes se terminan con rapidez, los retrasos ocasionados por este incendio, y teniendo que cumplir compromisos con el Ejército del Aire, se entregan solo 7 al RACE, pasando las 23 restantes  a manos militares con la designación L.8C, que comenzaron sus vuelos en San Javier como avión escuela elemental. Allí, los pilotos rebautizaron el avión, olvidando el apelativo oficial  “Peque”, que consideraban bastante cursi y los bautizaron como “Vespa”, recordando el scooter italiano que entonces estaba comenzando a fabricarse en España y a ponerse de moda. Entre los años 1955 y 1957, el Ejército del Aire realiza nuevos pedidos hasta que la fabrica alcanza el modelo fabricado nº 192, que a la postre sería el último. Pero el Ejército del Aire consideró "mas fiable" para las tareas de escuela, a la veterana Bücker, debido principalmente a las cualidades de vuelo que su primitiva concepción como avión de turismo, de la I-11B, le confería, siendo transferidas entre los años 1957 y 1958 a otras unidades, donde realizaron hasta el final de su vida militar, misiones de enlace. En un intento de paliar sus deficiencias algunos modelos de serie fueron equipados con el motor ENMASA “Flecha” proyectado especialmente para este avión y que no dio, en absoluto, el resultado esperado.      

    Diez años después, en 1966/67 los supervivientes fueron cedidos por el Ejército del Aire al RACE.

CARACTERÍSTICAS Y PRESTACIONES

Motor : Continental C-90 de 90 hp

Envergadura: 9,34 m

Longitud : 6,47 m

Peso vacío: 421 kg

Peso máximo: 670 kg

Veloc. máxima : 200 Km/h

Veloc. de crucero: 177 km/h

Techo práctico: 4700 m

Autonomía: 650 km

    En total se produjeron 192 aviones. De ellos, los dos primeros fueron los prototipos del AISA I-11 y los 190 restantes correspondieron a la versión I-11B. De estos 190 I-11B, siete fueron destinados al mercado civil y los 183 restantes fueron a parar al Ejército del Aire, donde tuvieron la designación L.8C. El Ejército del Aire cedió al RACE 60 aviones L.8C entre 1956 y 1969. Estos se sumaron a los siete de la primera serie también registrados a nombre del Real Aero Club de España.

Serie de instantáneas, donde le damos una vuelta completa  la aeronave.

  Algunos detalles

   

    La operación.

El DC3 de Evora LPEV (Portugal)

    Este impresionante DC3 fue una de las inesperadas "recopensas" con las que este vuelo a tierras portuguesas.

Serie de instantáneas, donde le damos una vuelta completa  a la aeronave.

 

Fotos curiosas

     Reportaje del accidente de un  C-130 Hércules Norteamericano, en tierras de Irak, por suerte  sin consecuencias fatales para la tripulación. Aunque la versión oficial dice que se está investigando y que no fue fruto de un ataque, por las huellas y los restos, no es difícil adivinar donde tomó... Lo más curioso es que no había Notam alguno que advirtiera de semejante socavón.

 

 

Desfile aéreo semana de las Fuerzas Armadas 28 de Mayo de 2006.

    Como viene siendo habitual todos los años, el Ministerio de Defensa organiza unos actos que  bajo el nombre de la Semana de las Fuerzas Armadas, persigue dar a conocer al ciudadano los medios, tanto humanos como materiales, de los que dispone. Dicha semana se cierra con una parada militar donde intervienen una pequeña representación de  distintas unidades de los tres ejércitos, estando incluidos en dicha representación los medios aéreos de los tres ejércitos.

    Este año la sede ha vuelto a ser Sevilla, lo que hemos aprovechado para acercarnos a disfrutar del desfile aéreo. El sitio elegido fue el puente de los Remedios y bajo un sol de justicia esto es lo que pasó casi por la vertical de nuestras cabezas.

    Correspondió iniciar el desfile a lo paracaidistas, tras los cuales pasó la Patrulla Águila dibujando con humo los colores de la bandera bandera.

 

   

 

    A continuación pasaron las formaciones correspondiente a las aeronaves de ala fija: Los F18 (C.15),

 

       

 

 los Erufighter Typhoon (C.16),

 

 

los CASA-Northorp F-5 (AE.9),

 

   

 

 los harrier de la Armada, que presentaron nada menos que una formación de 6 aeronaves,

 

y por último  los Mirage F1 (C.14), que casi se solaparon con los helicópteros EC.120 para no dejar tiempos muertos, al ser los reactores y los helicópteros, que a continuación comenzaban su desfile aeronaves de muy distintas prestaciones .

 

   

 

Los primeros fueron los EC.120 de la patrulla Aspas, seguidos de HT21 (Cougart) y HR.15, perteneciente ambos a las FAMET.

 

       

A continuación les toco el turno a los helicópteros de la Armada, SeaKings, Seahawks y los Bell.

 

           

 

 

El broche del cierre fue responsabilidad de la Patrulla Aguila.